Hay situaciones por las cuales uno se siente amargado, agradecido, satisfecho, contrariado, alegre, compungido, enamorado, engañado, y todo lo demás que pueda experimentar un ser humano. En cada una de esas situaciones lo que más procura el cuerpo, el alma y el corazón, es expresar ese sentimiento; vaciarse, sentirse, manifestarse, a gritos, sigilosamente, de cualquier manera; lo importante es hacerlo, porque de lo contrario se vuelve uno árido, frío, con el feeling marchito, y así no es tan bella la vida, definitivamente no. Por eso es lindo expresarse. Sin ofender a los demás, claro -ahí es donde reside el verdadero don-.


25 de abril de 2014

Prejuicios

-¿Por qué no le hablas?
-¿Cómo se te ocurre? ¿No ves que es diferente?
-Pero lo diferente puede ser bueno, ¿no?
-¡Para nada! Seguro es de esas personas pobres, insípidas, que no tienen nada que contar de la vida.
-¿Pero cómo dices eso? Ni siquiera la conoces

10 de abril de 2014

¿Qué hacer después de graduarse?

¿Qué hacer después de graduarse? -ésta es una pregunta con respuesta certera, sin embargo, hay muchas situaciones que son difíciles de manejar-. Lo ideal después de terminar el bachillerato, es seguir estudiando, ingresar a la universidad, ser un profesional, cumplir las metas, terminar de formarse académicamente y como persona, lo ideal es ser pro-activo y no quedarse esperando a cumplir 40 años y seguir viviendo bajo las cobijas de mamá y papá, ser independiente, crear, trabajar -en lo que uno quiere, por supuesto- superarse, disfrutar del éxito, etc. Sin embargo, eso no significa que uno sea un completo fracasado por haberse graduado y no estar estudiando, o que sea un acabóse la situación de estar en casa por un tiempo -¿o cuantas personas no necesitan una especie de “lapsus” en la vida para descubrir su verdadera vocación?-, lo que realmente significa es que se debe tener cuidado y hay una opción más de decidir sobre la propia vida y la felicidad, claro, cumpliendo con la condición de que uno quiera salir adelante.