Hay situaciones por las cuales uno se siente amargado, agradecido, satisfecho, contrariado, alegre, compungido, enamorado, engañado, y todo lo demás que pueda experimentar un ser humano. En cada una de esas situaciones lo que más procura el cuerpo, el alma y el corazón, es expresar ese sentimiento; vaciarse, sentirse, manifestarse, a gritos, sigilosamente, de cualquier manera; lo importante es hacerlo, porque de lo contrario se vuelve uno árido, frío, con el feeling marchito, y así no es tan bella la vida, definitivamente no. Por eso es lindo expresarse. Sin ofender a los demás, claro -ahí es donde reside el verdadero don-.


30 de mayo de 2015

¿Qué estoy sintiendo?

Cada vez que uno conoce a alguien, y construye una relación sentimental con esa persona -o incluso antes de construirla-, se empiezan a generar diferentes situaciones. Situaciones que suelen confundirse, y que es importante tenerlas claras. Porque no es lo mismo sentir atracción, interés, estar enamorado, y amar. Además, cuando uno tiene claro lo que siente, sabe lo que debe hacer, evita confusiones y puede tener un panorama amplio sobre las relaciones interpersonales.

Entonces, cuando se habla de atracción, se hace referencia implícitamente al aspecto físico. Claro que habrán muchas personas que consideren una atracción mental o de cualquier otra índole, y es válido. Pero en este caso, se adjudicará que "atracción" está meramente relacionado con lo exterior. 

Si uno ve a una persona y le entran unas ganas intensas de mirarla, o de acercarse a ella, o incluso -en un grado mayor de intimidad- de besarla, es atracción. Y aquí se va a tocar un tema importante: ¿Se puede sentir atracción por distintas personas al mismo tiempo? Y la respuesta es sí, no es algo imposible. Es por eso que la atracción se considera banal, ligera, trivial. Es simplemente una sensación de ver algo agradable. Claramente, está la cuestión de hasta qué punto se debe demostrar la atracción que uno sienta. Porque si se está comprometido o en alguna relación seria, y cada que pasa alguien atractivo uno se acerca con coquetería, ¿qué sentido tiene la relación o el compromiso?

Y aunque, como se menciona anteriormente, la atracción es algo superfluo, es también por lo general el comienzo de una relación sentimental.

Por otro lado, el interés, se puede considerar un espacio más avanzado. Y repito, no es algo absoluto, todo está sujeto a criterios personales. El interés se genera cuando uno ya ha interactuado con alguna persona, así exista atracción o no, porque el interés va más dirigido hacia segmentos como la personalidad, el carácter, las cualidades intangibles, los ideales, etc. En pocas palabras, el interés es algo más trascendente.

Cuando uno escucha con atención a alguien, y le gusta su manera de expresar las ideas, de pensar, de vivir, y su perspectiva, entonces es interés. Uno siente interés de conocer más de esa persona, de seguir entablando conversaciones, de compartir tiempo juntos. 

Y después de pasar por la atracción y el interés, llega el enamoramiento. El cual, además de un sentimiento, puede considerarse como un estado. Un estado originado por una fuerte atracción y un inmenso interés. Un estado donde uno suele caer en el error de idealizar a la otra persona, debido al gran entusiasmo e ilusión que se experimenta. Es decir, los defectos, que podrían ser defectos en cualquier individuo, en ese, del cual estamos enamorados, son apreciados como virtudes, habilidades, o rasgos dignos de destacar -esto no es algo que suceda siempre, claramente-.

También es un estado en el que uno se puede sentir vulnerable, y afectado directa y considerablemente por lo que haga o diga aquella persona. "Es una oleada de emociones, a veces te sentís como en el cielo, otras veces ni apetito tenés" dice María en evidente estado de enamoramiento. Sin embargo, no todo es malo y peligroso. El estar enamorado puede ser igualmente benigno, bello y agradable, se pueden llevar las sensaciones a su clímax, y si el sentimiento es correspondido, se puede llegar a vivir experiencias formidables e inolvidables con una persona. 

"La gente debe enamorarse con los ojos cerrados. Sólo cierra los ojos. No veas, y será mágico." Andy Warhol

Finalmente se tiene al amor. Un sentimiento mucho más complejo, y con diferentes matices. Quizá menos pasional que el enamoramiento, pero más objetivo y sensato. Tal vez no tan irresistible como una atracción, pero más prudente y constante. Probablemente no tan cautivante como un interés, pero más profundo y genuino.

El amor llega después de conocer muchas facetas de una persona, después de conversaciones, experiencias, y múltiples situaciones. Es más, se podría decir que el amor se construye, se forma, se cultiva. No nace de la nada, y no es efímero. 

Y aunque el enamoramiento y el amor son totalmente diferentes, no se excluyen entre sí. Por lo general las relaciones empiezan con un enamoramiento, que dura un par de años, y después de que termina, suceden dos cosas, o se rompe la relación, o se decide construir el amor. Por eso, algo como el matrimonio es difícil, porque después de que ya no se ve a una persona con el mismo encanto y se descubren defectos, máculas, y hay discordancias, la decisión de seguir cultivando ese vínculo se torna compleja. Por esta razón, algunas parejas se proponen enamorarse de nuevo, despertar otra vez ese sentimiento, porque no es constante, y no es para siempre. 

"Hay que enamorarse para amar, pero enamorarse no es lo mismo que amar." Gayle Forman 

"Cuando nos elegimos nos guiamos por el corazón y confundimos enamoramiento con amor. El enamoramiento dura dos o tres años máximo, idealizamos, nos apegamos, la química no nos deja pensar. Cuando entra la razón en juego comienza a surgir el amor." Walter Riso





-Jose